Amor, confianza y perdón son los cimientos del matrimonio.

En el matrimonio, muchos días traerán felicidad, mientras otros días serán tristes. Pero juntos, dos corazones pueden sobrellevar todas las cosas...

En el matrimonio, todos los momentos no serán excitantes o románticos, y algunas veces las preocupaciones y la ansiedad serán abrumadoras. Pero juntos, dos corazones que lo aceptan
encontrarán consuelo. Recolección de pasados gozos, dolores, y sentimientos compartidos será el cement
o que sostendrá todas las cosas juntas durante los peores y más inseguros momentos.

Haber llegado a ser amigos, y convertirse en el confidente y compañero que el otro necesita, es la verdad bella y
mágica de dos personas juntas. Esto inspira en cada uno un sueño o un sentimiento, y teniendo fe en cada uno y no dándose por vencidos... aún cuando todas las probabilidades digan que hay que retirarse. Esto permite a cada uno ser vulnerable, ser él mismo o ella misma, aún cuando las opiniones o pensamientos no estén en total acuerdo o exactamente lo que a Uds. les hubiera gustado ser.

Esto involucra y muestra interés en cada uno, realmente escuchando y estando disponible, la manera en que lo haría cualquier buen amigo. Exactamente tres cosas deben ser recordadas en un matrimonio si este es un lazo mutuo o compartido, cuidado, y amado a través de la vida: amor, confianza y perdón.



por Regina Hill, bodaspr.com
Enlaces a esta entrada

Cuando se ha iniciado una relación de pareja, todo parece ser ideal y nuestra pareja nos parece que es la persona más perfecta del mundo.

Sin embargo, el tiempo va cambiando las cosas y el lindo sueño de amor se ve opacado por las dificultades del día a día, problemas a los que, sí o sí, debemos hacer frente para conseguir soluciones y madurar juntos, basando la relación en el respeto mutuo, el amor y la comunicación.
Si aprendemos a llevarlo de esta manera desde el inicio, la convivencia en pareja se convierte en la experiencia más hermosa y saludable, pues nos enseña a aceptarnos tal como somos, con nuestros defectos y virtudes.

Para las parejas que recién empiezan su vida conyugal, el principal peligro es dejarse vencer por el temor a crear conflictos, es decir, que se tapan la boca y los ojos ante ciertas actitudes de su pareja que les molestan solo para no incomodarlos y convivir en paz.

Esto hace que el fastidio y el resentimiento se vaya acumulando, a tal punto que en un momento dado explotan y terminan por herir a su compañero(a). Por eso, es importante aprender a establecer un buen sistema de comunicación, a fin de que luego de cada discusión (no pelea, sino intercambio de ideas) puedan lograr mejorar su relación.

Otro de los problemas más frecuentes es la rutina, pues con el paso del tiempo se va perdiendo el gusto por los detalles que hacían única a esa persona especial, como, por ejemplo, sus chistes o bromas, su gusto por la música, su particular forma de vestir o su forma de expresarse cuando está nervioso(a). Incluso llegamos a olvidar las razones por las cuales nos hemos enamorado.

Esta situación debe enfrentarse poco a poco, haciendo que cada día podamos reavivar esos pequeños detalles que hacen de nuestra pareja el amor de nuestra vida; ir al cine o planear una cena romántica de cuando en cuando puede ser un buen inicio.

También es importante respetar la individualidad de cada uno, así como mantener sus propios círculos de amigos, pero que se interrelacionen entre sí, eso aumentará la confianza y fortalecerá aún más su relación.


comoconquistarlo.com
Enlaces a esta entrada